Advertisement

ERIKA ZIELINSKI EN MILANO

El Design Week de Milano según la experiencia de Erika Zielinski.

Por ERIKA ZIELINSKI , Fotos de ERIKA ZIELINSKI | 8 Mayo, 2017

Acabo de volver de viaje luego de un mes de recorrer distintas ciudades de Europa y la primera parada fue del 4 al 9 de abril en el Milano Design Week para visitar el Salone del Mobile, la feria más grande del mundo dedicada al interiorismo. 

Desde su primera edición en 1961 la feria ha ido creciendo y se calcula que cada año atrae a más de 340mil visitantes de todas partes del mundo interesados en las últimas propuestas de diseño de las marcas más importantes a nivel internacional en muebles, accesorios e iluminación.

El movimiento que produce la feria del mueble en Milán es tan fuerte que a lo largo de los años se han ido desarrollando varios distritos dentro de la ciudad que convocan a eventos y exposiciones fuera del Salone y se conocen como el Fuorisalone, los más conocidos son el Brera Design District, Tortona Design Week y recientemente Ventura Lambrate & Ventura Centrale.

Algunos close ups del Salone:

 

El campo ferial donde se ubica el Salone ocupa alrededor de 230mil metros cuadrados y se accede a los más de 20 pabellones a través de un pasillo abierto donde se ubican cafeterías, restaurantes, casetas de información entre otros servicios para los visitantes.

Cada marca invierte en un diseño impecable y novedoso para su exhibición ya que la competencia para atraer a los compradores es muy fuerte.

Algunas marcas rompen las sofisticadas y monocromáticas líneas del design italiano con colores intensos y materiales nuevos como estas sillas para exteriores en fibras sintéticas.


Una de las novedades de este año fue la exhibición DeLightFul, essential spaces. Design, Light, Future, Living: 4 conceptos clave para crear un recorrido a través de ambientes diseñados con atrevidas combinaciones de color e iluminación que crean un alto impacto para narrar las distintas historias del diseño, sus tendencias y como vivirlas.

La presencia de plantas en interiores sigue siendo una fuerte tendencia en el diseño de los espacios. Su contraste sobre tonos neutros y oscuros crea una atmósfera cálida y sofisticada.

Las grandes marcas se ubican en los pasillos centrales de los pabellones. Este año Minotti lució una de las exhibiciones más grandes del Salone con un área de 2mil metros cuadrados.

 

Cada marca muestra distintas propuestas de diseño de comedores, salas y dormitorios entre otros ambientes. Los espacios son producidos y decorados hasta el ultimo detalle como si se tratara de una casa. Así, los visitantes tienen la oportunidad de probar la estética, calidad y funcionalidad de los productos.

El diseño de los sofas propuestos por la mayoría de las marcas, sobretodo las italianas, sigue siendo de líneas ligeras y rectas. Las telas se prefieren en tonos neutros claros y los acentos de color aparecen en los cojines y algunos accesorios. La iluminación suele ser puntual y aporta volúmen a las piezas.

Pedrali, como siempre, rompió la monocromía y sobriedad de las presentaciones de las grandes casas de diseño con una propuesta sumamente lúdica, llena de color y con un toque de humor.

Varias exhibiciones como por ejemplo la de Walter Knoll contaron con su propio restaurante o bar interno que proporciona un ambiente que facilita a sus vendedores atender a los compradores y cerrar negocios.

El almacenaje es una de las grandes necesidades de la vida moderna y en el Salone se presentó una gran variedad de propuestas, desde repisas de piso a techo y de pared a pared hasta pequeñas cajas flotantes con delicados detalles en los bordes.

La exhibición bienal de Euroluce se extiendió a varios pabellones del Salone y las grandes marcas de productos de iluminación compitieron por presenter la mejor exhibición. La marca Preciosa brilló en el Salone con una impresionante exhibición de lámparas y objetos de cristal que transportaban al visitante a ambientes de fantasía.

Otro gran protagonista de Euroluce fue Flos, que creó un museo de diseño contemporáneo en iluminación dentro de la feria para exhibir las últimas novedades de grandes diseñadores como Phillipe Stark, Michael Anastassiades y Piero Lissoni entre otros.

Algunas marcas en Euroluce transportaban a sus visitantes a espacios de otra época, como una iglesia gótica con diseños de lámparas colgantes desde modernos y minimalistas a otros con influencia barroca y formas más orgánicas.

Otra propuesta que llamó la atención en Euroluce, fueron las lámparas de Arturo Álvarez, su propuesta emotional lightning busca crear un sentimiento en el espectador, algunas piezas son más escultóricas y otras son más interesantes por la sombra que proyectan que por el objeto que produce la iluminación en sí.