EL RÍMAC: LO QUE FUE Y LO QUE SERÁ

Luis Martin Bogdanovich, arquitecto, restaurador y gestor cultural, nos lleva de paseo matutino por el distrito de bonita historia de creación y con planes a futuro.

Por Pamela Romero Wilson, Fotos de Lima Social Diary | 3 febrero, 2016

17966kk

Arquitecto, restaurador y gestor cultural; Luis Martin Bogdanovich nos invita a redescubrir el Rímac.

k

jLuis Martin Bogdanovich se encuentra en la galería Pancho Fierro una mañana calurosa de verano; él mantiene un afán particular por ella pues la dirige y sabe también de su importancia en el circuito turístico del Centro Histórico de Lima.

Al acceder ser entrevistado decide caminar con nosotros hacia el mismo Rimac, y en el camino comenta que el distrito ha cambiado mucho desde sus orígenes:
j

“El Rimac, o el barrio de San Lázaro tuvo sus orígenes hispanos en un leprosorio o lazareto, un lugar para quienes padecían de lepra. El leprosorio de San Lázaro se dispuso al otro lado del río Rimac y no en la ciudad española – es decir en Lima-. El objetivo era recluirlos en las afueras de la ciudad para que la peste no se propague”.
j

12665804_10153238747242136_1423938545_n

Imagen figurativa de la Tapadas Limeñas en el Rimac

j

Continúa “… primero se hizo la vía matriz -actual jirón Trujillo- para unir San Lázaro con la Plaza Mayor, poco después el Puente de Piedra o de Montesclaros, llamado así por el virrey que lo hizo edificar en 1611”.

Mientras a charla continúa comenzamos a cruzar el mencionado puente, y en el horizonte se descubre un paisaje con mucha tensión comercial; en el mejor de los sentidos se distingue una economía viva, transacciones al paso de toda índole y calles atiborradas de peatones que parecen tener claro su destino.

j

17926

jEmbajador de lo nuestro. Luis Martin dirige la Galería Pancho Fierro del Centro de Lima.

j

Luis Martín comenta que eso no fue siempre así, “… el Rimac al inicio tenía un hospital para leprosos, anexo a una iglesia, que luego, en el siglo XVIII, se constituiría en parroquia. Ya con el tiempo, ese origen marginal daría paso a un barrio de descanso, poblado de alamedas y paseos arborados, con casas grandes, huertas y conventos.”

El jirón Trujillo con la iglesia de San Lázaro al fondo
Vista del Puente de Piedra y su desaparecido arco, Rugendas XIX
Paseo de Aguas de Lima, Brambilla
Desaparecida casa de la Perricholi en la Alameda de los Descalzos
Daniel Wadsworth Coit Iglesia de Desaparados y arco del Puente
Casa de ejercicios espirituales de san francisco solano Convento de los DESCALZOS

 

j

Hoy por hoy, el Rimac se haya polvoriento y el río Rimac, antes caudaloso y bullicioso, hoy se encuentra seco pues el agua de su cauce es tomada por la atarjea. Luis Martin reflexiona con ánimo, sueña con la restauración de iglesias y espacios urbanos del distrito, mientras enumera los lugares imperdibles como la Alameda de los Descalzos, el Paseo de Aguas, el cerro San Cristobal (que se ve desde el puente), la quinta de Presa, Acho, el convento de los Descalzos, las iglesias de santa Liberata, el Patrocinio, Copacabana, entre otros.

No queda duda que el Rimac guarda historias de gran interés e historia, incluso por el recuerdo de lo que fue el arco que adornaba el Puente de Piedra o la desaparecida casa de la Perricholi en la Alameda.